Barcelona impone su paternidad sobre el Real Madrid

0
113
Fotografía: Referencial

Ivan Rakitic fue el encargado darle el triunfo al equipo azulgrana, que extiende a 12 puntos su ventaja en liga sobre el cuadro merengue

Padres del Santiago Bernabéu. De esta forma se podría catalogar en los últimos años al FC Barcelona, que en esta ocasión se impuso 0-1 ante el Real Madrid en la fecha 26 de La Liga, 72 horas después de golear la casa de su máximo rival en semifinales de Copa del Rey.

Por muy pequeño que parezca el marcador, el club azulgrana hizo historia, al convertirse en el primer equipo que gana cuatro enfrentamientos consecutivos de liga en el Bernabéu. Además, tuvieron que pasar 87 años para convertirse en el máximo ganador del clásico.

A diferencia del careo de hace tres días, Ernesto Valverde salió con Arthur Melo en el mediocampo y regresó a Sergi Roberto en el lateral derecho. Por su parte, Santiago Solari alineó en la portería a Thibaut Courtois por Keylor Navas y a Gareth Bale en lugar de Lucas Vázquez.

La primera mitad del compromiso arrancó con un ritmo muy alto y disputado. Al igual que en la semifinal de vuelta por Copa del Rey, el Real Madrid tomó la iniciativa con ataques rápidos y directos, sobre todo por la franja izquierda, donde permutaba Vinicius Junior.

Luego de dos remates con peligro del combinado blanco, los azulgranas se adueñaron de la posesión del balón con la presencia de Arthur e inauguraron la pizarra en la fracción 26. Ivan Rakitic recibió un pase en profundidad de Sergi Roberto y picó el balón a un lado de Courtois.

Con el correr de los minutos, el partido comenzó a friccionarse con la cantidad de faltas que se generaron. Luis Suárez estuvo cerca de ampliar la ventaja, pero Courtois respondió de manera eficaz en dos tiempos.

El vaivén de emociones era evidente. Después de un par de llegadas merengues, el primer tiempo cerró el telón con una posible agresión de Sergio Ramos a Lionel Messi, la cual no fue sancionada por el árbitro.

El segundo tiempo dio a luz con un ritmó más lento y pausado. Solari buscó la reacción de sus dirigidos con la incorporación de Federico Valverde y Marco Asensio, quienes aportaron frescura y fluidez, pero se encontraron ante una muralla construida por Gerard Piqué y Clement Lenglet.

Los remates del cuadro merengue se convirtieron en una constante, pero eso no le valió para perforar la telaraña de Marc-André ter Stegen. El Barcelona apostó por mantener el resultado con el ingreso de Arturo Vidal por Arthur y el encuentro se despidió con otra conquista culé en territorio vikingo.

Con este resultado, el Barça no solo impuso su hegemonía en el Bernabéu, también se consolida en el liderato del torneo doméstico y amplió a 12 puntos su ventaja sobre el Real Madrid, que marcha tercero y ha fracasado en tres de los cuatro clásicos disputados en la presente campaña.

Fuente: El Nacional (Web)